LITERATURA

El Centro ALBOR a través del círculo literario, recibieron a las almas olvidadas con una mesa instalada ayer  en el atrio de la Iglesia de San Francisco. Posteriormente se realizó un acto de compromiso y vida recibiendo a los poetas Yolanda Bedregal, Adela Zamudio, Alcira Cardona, Jaime Sáenz, Oscar Cerruto, Luis Espinal. Fueron los declamadores de ALBOR quienes interpretaron poemas debidamente caracterizados como los personajes mencionados.
Las actividades se desarrollan en el marco de LA RUTA DE LOS POETAS MUERTOS, está actividad se realiza por segundo año consecutivo. “En estas fiestas de todos santos o de las almas los poetas muertos son los que viven, cuando decimos poetas, también  nos referimos a nuestros abuelos, tío y familiares que dejaron está vida, ellos fueron, son y seguirán siendo poetas porque en vida hicieron cosas bellas, lindas, apasionadas tal cual significa poesía para nosotros” sostuvo el director de ALBOR Willy Flores.
Con  poemas, oraciones, th’antawawas, frutas, dulces y velas  recibieron a los difuntos, al evento se sumo un recital de música ofrecido por el grupo “Entre dos aguas” la noche de ayer fue un encuentro con nuestros escritores y familiares, cada miembro de Albor  y el circulo literario trajo algo para el armado de la mesa, es una muestra del compromiso de la juventud con nuestras almitas que nos han dejado legados de vida que van más allá de la muerte. La ruta de los poetas muertos, porque ellos son los que viven. Qué lindo es todo santos y una coa muy importante primero nuestras tradiciones”  finalizó flores. Finalmente al ritmo de pinquillada y tarkeada de la comunidad ch’amaq pacha se cerró la noche del primero de noviembre.


Hoy 2 de noviembre  realizaran el traslado de la mesa itinerante  rumbo al cementerio de la zona de Santiago primero, antes de llegar al campo santo realizaran cuatro paradas, donde pedirán a los vecinos y los transeúntes  hacer oraciones, para hombres y mujeres que han dedicado su estadía en la vida terrenal a la creación literaria. Finalmente en el campo santo de la urbe alteña repartirán las masitas, frutas y demás a los rezadores. Y nos instalaremos como desde hace siete años atrás en nichos olvidados. Cielo angila, gloria angila, cielo angila, gloria angila, kimsa calvario, purit ukhaxa, risth’asitawa q’uchth’asitawa angelito se escuchará nuevamente como cada año y así cerraremos la ruta de los  poetas muertos.